Seguridad

Los costos derivados de los incidentes son mayores que los que generalmente se admiten como tales. Al costo social, moral y económico de los mismos, se suma la desmoralización de los trabajadores y sus familias, el deterioro de equipos, materiales e instalaciones, el entorpecimiento de los procesos, la imagen de la Empresa, etc., lo que configura una larga lista de consecuencias negativas, que son secuelas propias de los accidentes.

Por lo tanto, bien podría afirmarse que el éxito de un programa de prevención, es el resultado del trabajo realizado con eficiencia, donde se considera como una unión homogénea: la seguridad, la calidad y el rendimiento óptimo.